49 Días es un drama surcoreano de 20 episodios emitido en el año 2011 que, gracias a una querida amiga, he visto recientemente. No soy una persona que posee una lista extensa de dramas asiáticos, y la verdad es que llevaba años sin ver uno, pero la historia que se presenta en este drama me apresó de inmediato. Les cuento…

Shin Ji-hyun, protagonizada por Nam Gyu-ri, es una joven que nació en cuna de oro, más posee una personalidad tan ingenua y eufórica que sus propios amigos la llaman “Princesa Optimista”. Desde inicios podemos apreciar que lleva una vida perfecta, sin preocupación ni malestares, con padres cariñosos, rodeada de mejores amigos, y está a punto de casarse con el amor de su vida. La normalidad de su diario se distorsiona en un fático día en que se encuentra envuelta en un accidente automovilístico y queda en un cuadro comatoso. El accidente provocó que su espíritu fuera expulsado de su cuerpo, y se enfrenta con un solo ser que sí puede verla, quien se presenta como el “Programador”, un ente seráfico que ayuda a cruzar las almas a su destino final. Este le explica a Ji-hyun que tiene la oportunidad de volver a su vida normal, pero solo si encuentra en 49 días a tres personas que brinden lágrimas de puro amor por ella, excluyendo a su familia para complicar más las cosas. Entonces, para lograr su objetivo Ji-hyun necesita tomar prestado el cuerpo de Song Yi-kyung (Lee Yo-won), una joven que es todo su opuesto en cuanto estatus y personalidad, y que trae consigo otra historia que pesa al corazón. Así, a través de Yi-kyung, nuestra Princesa Optimista tendrá que enfrentar duras realidades que jamás imaginó y pondrá al descubierto más de una verdad.

De tal manera, 49 Días es una historia perfecta para quien busca empaparse en romanticismos, más una pizca de cursilería y comedia (como yo). La historia posee muchos elementos modernos, un “soundtrack” hermoso, y varios temas interesantes que de seguro te harán sentir identificado más de una vez; y ni hablar del elemento supernatural, que nos lleva a ver la trama y nuestra realidad de otra manera. Además, considero que el desarrollo de la historia y los personajes están bien trabajados, especialmente el personaje de Ji-hyun, pues su destino la obliga a evolucionar de manera drástica.

Para mí, el recorrido por esta telenovela ha sido uno muy reconfortante y sensitivo, aunque en ocasiones juega con tu paciencia, pero si sigues viéndola hasta el final no te vas a arrepentir. Al mismo tiempo, puede ser algo predecible, sin embargo, tiene unos “plot twist” que te van a hacer quedar mal… El mundo está lleno de personalidades y como te dejan claro desde temprano en la historia, los humanos somos unos seres complicados y nadie sabe lo que cada cual lleva en realidad en su corazón.

 

Trailer