Coco es una producción de Disney Pixar centrada en la festividad mexicana del Día de Muertos. Fue anunciada en 2015 y se estrenó el 27 de octubre de 2017.

La historia gira en torno a Miguel, un niño que tiene como meta volverse un músico famoso como Ernesto de la Cruz, sin embargo, la música es algo estrictamente prohibido en su familia. Todo cambia cuando el día de muertos Miguel decide ir a la tumba de su ídolo para poder tocar su valiosa guitarra, pero al momento de hacerlo es trasladado al mundo de los muertos donde deberá emprender un viaje para poder volver a casa y de paso encontrarse con parientes del pasado que lo ayudarán en su jornada.

Al ser una película basada en el día de los muertos es muy claro que el tema principal del filme es la familia, sin embargo existen otros cuya relevancia es igual de importante, lo cual es reflejado en la historia que además de interesante se desarrolla de una forma muy fluida y concreta. Los personajes poseen personalidades simples pero coloridas las cuales dejan una impresión simpática en el espectador. Miguel, en específico, es un personaje cuya motivación es muy comprensible y ver cómo lucha por alcanzar esta meta es lo que nos hace apoyarlo en este viaje. Mi única queja sería que algunos personajes llegan a ser poco memorables, pues se les da muy poco tiempo en pantalla, aunque es algo compresible considerando la duración del filme.

Por otro lado, la cultura mexicana es retratada de forma admirable, se nota que el equipo de producción puso mucho empeño en ese aspecto. Se dice que el equipo de animadores pasaron un largo tiempo visitando México y sus alrededores donde estudiaron mucho sobre su folclor, muy notable en la película. El aspecto artístico luce espectacular, pues al estar Disney a cargo se sabe sin duda que cuenta con una excelente calidad.

La música está basada en los géneros clásicos de las rancheras, lo cual le da más de identidad al filme. De igual manera, hay múltiples melodías muy pegadizas y junto a la interpretación de los actores llegan a ser muy placenteras. Es recomendable verla en familia, pues es una película que le gustará a chicos y grandes, llena de risas al igual que momentos conmovedores con un mensaje que nos muestra la importancia de la familia, especialmente aquellos que se han ido.