Convenience Store Boy Friends (Konbini Kareshi) es una serie anime basada en la novela ligera de Tsukuba, publicada en el 2015 por la corporación Kadokawa. El anime fue dirigido por Hayato Date (“Naruto”, “Kaze no Yojimbo”) en colaboración con Studio Pierrot y licenciada por Funimation en América. El mismo se transmitió entre julio y septiembre del 2017 con un total de 12 episodios. La historia se cataloga como una serie romántica y de recuentos de la vida (“slice of life”).

 

Sinopsis

La historia trata la vida de seis jóvenes de preparatoria que pasan su tiempo libre en la tienda de conveniencia que queda cerca de su escuela. Se pasean por la tienda, compran víveres, hablan casualmente con los empleados y, por supuesto, tocan temas de su vida y sobre las chicas que han captado su interés.

 

Se basa, principalmente, en los personajes de  Mishima Haruki y su mejor amigo Honda Towa. Haruki tiene una personalidad introvertida, es calmado y tímido; se le hace difícil expresar sus sentimientos a la chica que le gusta desde la infancia. En cuanto a Towa, es todo lo contrario a su mejor amigo. Este es bien popular en la escuela, ruidoso y no tiene nada de problemas en confesar o expresar abiertamente sus sentimientos.

En conjunto

Convenience Store Boy Friends es un anime con una idea ambiciosa, sin embargo, termina traicionando las expectativas del espectador. Primero, la acción de la historia es muy lenta, y los protagonistas son bastante simples con expresiones mínimas que no sufren ninguna transformación que impacte los sentidos de la persona al otro lado de la pantalla. Segundo, la historia se centra más en la relación de la pareja secundaria (Towa y Mami) que en la de los protagonistas, lo cual no me molestó en lo absoluto, pues estos se muestran con más presencia que la misma pareja principal y, de igual modo, son mucho más agradables y expresivos. De seguido, la otra situación que marchitó mi emoción es que en el “Opening” y en la sinopsis se presenta que el anime tratará la vida de seis parejas, pero la realidad es que lo manejan todo de modo bien superficial. A los demás personajes los introducen, hacen referencia a los intereses románticos, pero en ningún momento se indaga con profundidad en la situación de cada cual, excepto por las dos parejas principales. De hecho, los únicos que suelen ir a pasear con frecuencia a la tienda son los protagonistas, al momento ni recuerdo si alguna vez vi a los demás personajes comprando o pasando frente a la misma, aparte de verlos participando en sus actividades de escuela. Es una pena que una serie que surgió de una idea que evoca mucha potencia y con tantas ínfulas en presentar una gran trama, terminó presentando un recuento pobre.

¿Cómo pude continuar con la serie hasta el final? A pesar de todas sus fallas, la historia no es -taaaaaaaan- mala. Tiene su grado de entretenimiento, o en otras palabras, es como esas películas que desde inicios sabes que no va a llegar a ningún lado, pero de todas formas la continuas con esperanzas de que te haga cambiar de opinión. Esto, o al contrario, piensas que es probable que pierdas tiempo de tu vida, pero te arriesgas como quieras (¡no lo hagan! ja,ja).

Lo más que me llamó la atención de la serie es que el punto de vista sobre los asuntos, en especial los románticos, se inclina a los personajes masculinos, algo que no es muy común en los anime de género shoujo o romance. No obstante, fue un poco doloroso obligarme a seguir hasta el final. Como dije, tenía la esperanza de que de repente se me sorprendiera con algo WOW y, aunque casi al final la historia tiene su propio “plot twist”, la conmoción no fue lo suficientemente fuerte para recompensar el desarrollo tan plano de la historia, provocando en mí solo un pequeño -wow-.

En fin, no es una serie que recomendaría. A la historia le hace falta mucha esencia y desarrollo, incluyendo el desenvolvimiento de los personajes. La animación es aceptable, pero tampoco es que sea muy atractivo… y… pues…. me parece que ya no tengo más que decir. Tal vez, leyendo la novela ligera es otro cuento, pero creo que yo paso.