Jack el Guapo, el mejor villano de la 7ma generación [Opinión]

Quien haya metido la cabeza en este mundillo de entretenimiento virtual, supongo que ha oído hablar de este videojuego. Retrocediendo en el tiempo hasta 2012 nos encontramos ante su secuela, otra aventura plagada de acción, tiros, botín y momentos realmente absurdos (Claptrap). Lo realmente importante de este título y, que desbancó en lo absoluto a la entrega anterior, fue su villano principal: Jack el Guapo.

No es el malo de la historia, o al menos eso cree él, y es eso en específico lo que lo hace interesante. Usualmente, tenemos esa idea de que un antagonista tiene que ser diabólico y dar motivos para odiarle, es obvio, necesitamos sentir algo que nos obligue a querer destriparle con nuestras propias manos, pero a pesar de que el niño lo puede llegar a ser, NADIE quiere matar a Jack al final del juego.

Cuento con la experiencia reciente de haber completado el juego de nuevo junto con otro amigo, quien es novato en el mismo y compartió ese mismo pensamiento. El personaje es demasiado carismático desde el momento en que utiliza un muñeco de sí mismo para volar el tren en el que vas. ¿Creemos que es lo único que hace? ¡JA!

Jack no se limita en aparecer espontáneamente en algunos lugares, tiene gran cantidad de diálogos (casi monólogos) que exaltan su grado de egolatría. También, en la ciudad que estaba construyendo iba a editar un prostíbulo con robots creados CON SU APARIENCIA, como el salvador de Pandora. Es el máximo exponente del amor propio auto-impuesto.

¿Y esto último? Os preguntareis alguno, o eso espero, pues nuestro Jack en realidad se llama John y era un empleado de poca monta de la corporación Hyperión hasta que por suerte encuentra eridio en Pandora y se hace extremadamente rico. Hasta se compra un poni de diamantes y lo llama Semental del Culo, cosa que aprovecha para tomar el control de la empresa.

Como habeis podido detectar, Jack es un tipo que cree que está por encima de la moral, se ríe y burla de todo y tiene menos escrúpulos que José Bretón. Por otro lado, aún matando a personajes principales y todo, no soy capaz de cogerle cariño. No me importa matarlo, eso es cierto, pero no tengo esa necesidad moral de acabar con el «malo de turno». En realidad, esa necesidad surge en la entrega posterior, mas eso es para otro texto.

La próxima vez que penséis que un villano está bien escrito poneos para comparar su actitud, motivos y justificaciones. Os daréis cuenta de la obra de arte que hizo Gearbox Software con nuestro maravilloso Jack el Guapo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.