/ Opinión

DEVILMAN crybaby

Akira Fudo es un joven de escuela superior que resulta ser un llorón por todo, y su mejor amigo Ryo Asuka es todo lo contrario, inteligente y no demuestra ningún tipo de emociones, además, desea cazar los demonios que planifican destruir el mundo.

Ryo lleva a su amigo a Sabbath, una fiesta donde según él, los demonios tienden a poseer los humanos. Entre sexo y drogas Ryo ayuda a Akira a que sea poseído por uno de los demonios más fuerte en su existencia.

Así, es como nace DEVILMAN y junto a Ryo, se encargan de cazar y matar a todos los demonios que puedan. Entonces, Akira es un demonio con corazón de humano que puede controlar a ese demonio que lleva en su interior, haciendo que su aspecto físico cambie, lo cual al mismo tiempo, lo hace popular con las chicas de su escuela superior. Podemos ver como su apetito insaciable por comer carne y el deseo sexual siempre está presente.

La serie va aumentando en acción cuando los sucesos se convierten en una guerra entre demonios y humanos, y vemos como naciones pelean entre ellas y el miedo de un ataque nuclear incrementa.

Conclusión: Demonios devastando demonios y humanos destruyéndose entre ellos; sexo, violencia y sangre. Una cruel y triste realidad que podemos reflexionar a través de la serie es que así está compuesto nuestro mundo actual.

DEVILMAN crybaby
Comparte

Suscríbete a Geek Hispano