La oscuridad tras el príncipe mestizo

«David Yates no sabe lo que hizo»

Desde que tengo memoria recuerdo ver en bucle las películas de Harry Potter, puedo escribiros de memoria el guión de todas y cada una de ellas. Si en algo coincido con la mayoría de seguidores de esta obra de ficción es que la peor adaptación es la del Príncipe Mestizo, no solo omite partes interesantes del libro como el constante pique de Snape y Harry en clase, sino que se inventa una entera (justamente cuando los mortífagos atacan La Madriguera).

Pero David Yates no supo lo que hizo, y os lo digo enserio, consiguió crear lo más oscuro, triste y deprimente de toda la saga. Todo esto que os voy a comentar no sería capaz de expresarse en su totalidad si no fuese por su excelente apartado sonoro.

En este punto me atrevo a decir que pocas personas no conocen el trabajo de J.K. Rowling y su chico mago.

Pero analizar la película con un ojo crítico es increíble, y no me refiero tanto a los planos ni a como se cuenta la historia per se, sino a los personajes, el reflejo de sus personalidades.

Empezamos con Harry, es su sexto año, pero no puede vivirlo normalmente como cualquier adolescente, ahora tiene que tomar un recuerdo de un profesor con el objetivo de tener una pista sobre cómo vencer a Voldemort. En primer lugar es una presión bestial a la que está sometido, sin él pueden perder contra las fuerzas oscuras, por otro lado, su reputación como elegido no lo deja pasar desapercibido y por lo tanto la gente espera mucho más de él.

Seguimos con Hermione, este año parece que cae en una espiral de tristeza e impotencia, no sólo académica sino sentimentalmente. Harry empieza a superarlo en Pociones, y por mucho que lo intente, no puede llegar a su nivel.

Sentimentalmente está devastada cuando ve a Ron saliendo con Lavender, esto se muestra en una de las escenas más sentidas con una de las mejores bandas sonoras de toda la serie. Este dolor también es compartido por nuestro elegido, ya que ve a Ginny también saliendo con otro.

Y finalmente, Draco, que a los 16 años debe llevar a cabo una tarea esencial para los planes del señor oscuro, busca maneras de entrar en Hogwarts. Repito, 16 años, pero si no fuera suficiente si falla, pone a su familia en peligro. Esto pasa factura a Draco que queda demacrado hasta el extremo.

Los ejemplos de Harry y Draco son reflejos crueles de la madurez prematura que los jóvenes tienen que adquirir ante una guerra inminente, sin poder dedicarse a vivir los momentos dulces y amargos de su adolescencia.

Os dejo la soundtrack anteriormente mencionada a continuación.

Final Fantasy X, la esencia de los falsos ídolos

¿Estáis listos para subiros al tren de la nostalgia? Ya hace 19 años que apareció en nuestras vidas uno de los títulos mas importantes de la sexta generación en cuanto al género del RPG, Final Fantasy X.

¿Que tiene de especial este título para ser tan relevante? preguntareis, bueno, fue el primero en incluir actores de doblaje, ya que todos los anteriores eran mudos. También los gráficos mejorados y en 3D, ya que la potencia de Ps2 era más que suficiente para generar este tipo de escenarios.

Pero hoy vengo a contaros diversas cosas pertenecientes a su trama, cargada, sin duda, de mensajes contra la política y la religión.

Símbolo religioso de Zanarkand 

El juego se empeña en mostrar la devoción de todos los habitantes de Spira, pero no es una devoción sincera, me explico, en realidad rezan por miedo a Sinh, un monstruo que viene cada X tiempo como «castigo» por la gente que comete algún pecado. Y para hacerle frente tiene que ir algún invocador de turno con sus protectores y sacrificarse así mismo y a uno de sus compañeros el cual se convertirá en la invocación suprema y en el nuevo Sinh una vez este sea vencido.

Esto último la gente no lo sabe, para ellos mientras haya lo que llaman «La calma» les vale. Pero en realidad este ciclo no es más que un chanchullo para mantener a un gobierno teocrático, que gobierna a base de manipular a la gente con el miedo de que Sinh regresará si no siguen los dogmas establecidos.

A lo largo del titulo se va destapando todo este complot, lo que pone en duda las creencias de uno de los personajes en concreto, el cuál es un fiel seguidor del dogma de Yevon, Wakka. Durante toda la historia podemos observar como va decostruyendo sus creencias y como eso lo desmoraliza cada vez más y más.

Eso es precisamente lo que este título quiere enseñar, a romper los dogmas establecidos a revelarse por provocar un cambio en la sociedad, quizás ahora más que nunca nos haga falta revivir esa esencia.

Bloodborne y la obra maestra de H. P. Lovecraft

En lo que a videojuegos se refiere, pocos han conseguido plasmar la verdadera esencia del terror cósmico propio del maestro Lovecraft. La mayoría de estos títulos usaban la excusa de tener a Cthulu como jefe para dárselas de profundos y oscuros.

No sería hasta el 24 de Marzo de 2015 que From Software estrenaría su nueva licencia, Bloodborne. Este juego de rol, estilo «souls» y con temática victoriana, tiene oculto en su interior mucho más de lo que aparenta a simple vista.

Toda la historia gira en torno a la sangre y a la enfermedad de la misma, pero todo esto es influencia de los dioses que dictan el porvenir de Yharnam y sus lugareños. Podría ponerme a explicar toda la historia, sin embargo, es mucho mejor si la desentrañais vosotros mismos. Entonces, en lo que sí me voy a centrar es en un asunto en concreto: los dioses.

Si alguno ha tenido la suerte de haber leído algo de H.P. Lovecraft sabrá de los terrenos en los cuales nos movemos, ante el poder de seres que existen desde antes que nosotros y que seguirán ahí cuando la humanidad dé su último suspiro. En Bloodborne nos encontramos en esa misma situación de pesadilla, pero siempre con la sensación de que hay algo más, algo que no deja estar tranquilos.

El escenario juega un papel fundamental para cimentar todo ese misterio y horror, ya que nos encontraremos con lugares lúgubres y apagados. Sin mencionar esos otros que os harán volver a casa con mamá, como por ejemplo, la pesadilla de Mensis. Igualmente, la música ausente durante todo el juego hasta que nos topamos con un jefe, entonces os deleitareis con las mejores soundtracks que jamás hayáis escuchado.

Las criaturas dantescas también son clave para enriquecer más esta experiencia lovecraftiana, pues lo bizarro llega al punto de poner como jefe a un feto abortado traído de nuevo a la vida con magia negra, conviertiéndolo en una amalgama amorfa de sangre y vísceras.

Por otra parte, no basa su miedo en soltarte «screamers» cada x segundos, más bien, deja que te recrees en él y que sientas esa atmósfera asfixiante y desconocida. Ese desconcierto de no saber qué puede estar acechando detrás de cada esquina, pero ya no solo con miedo, sino con esa curiosidad morbosa que puede costarte la vida.

Borderlands 3, todo el carisma por el sumidero del retrete [Opinión]

Hace unas horas completé el último título de esta saga. Teniendo tan recientes las historias del 2 y el 3, me ha sido casi imposible no compararlas y, tal como dicen otros comentaristas, son odiosas.

– Spoiler alert!

Sin mucho rodeo, empiezo directamente con que los guionistas son los mismos que los de la película «live-action» de Dragon Ball. Es notable e increíble el bajón de calidad en la narrativa, el humor y el ritmo de la trama. El humor se torna absurdo, pero no en el buen sentido, pues se han dejado llevar por esta sociedad actual en donde todo nos parece ofensivo y solo se centran en humor de caca, pedo, culo, pis. ¿Dónde ha quedado el «DISPARAME EN LA CARA», o el » HABÍA UNA VEZ UN ACECHADOR QUE PERSEGUÍA UN BANDIDO Y CUANDO LO PASABA MEJOR !BAM! HIZO EL BANDIDO»?

Segundo punto, el ritmo de la trama… No puede ser que ya solo con la cinemática inicial donde presentan a los protagonistas me pueda quedar dormido. Le falta bastante emoción y palidece en comparación con la cinemática del 2, la cual fue brutal desde la canción y el ritmo, que dejaban muy claro cómo iba a ser el villano.

Quizás os he sobrecargado un poco con estos dos vídeos, pero ya sabéis que una imagen vale más que mil palabras.

Por último, en la calidad narrativa se nota muchísimo el cambio de guionistas de un juego a otro porque es alucinante lo mal escrito que están los personajes. Los villanos son un quiero y no puedo, no puedes tomártelos en serio y la única forma que tiene el juego para darles un poco de seriedad es que asesinen a Maya. Se empodera de sobremanera la figura de Lilith, haciéndola la sirena más poderosa y bla-bla-bla, dejan de lado a todos los personajes como Claptrap, Tina Chiquitina, Mordecai, etc. Sin mencionar a personajes que ni aparecen y que podrían haber ayudado si la amenaza de los gemelos Calypso era tan inminente como, por ejemplo, Axton o Salvador.

Podría seguir con los fallos narrativos y agujeros en el guión, como el que solo pudiesen existir 6 sirenas y de repente hayan 7, pero prefiero dejarlo.

Ahora, vamos a darle algo bueno. Desde mi perspectiva, las armas y la jugabilidad están bastante bien adaptadas y son muy divertidas, además, arreglaron el tema de subir de nivel (cosa que en el 2 era tedioso cuanto menos), pero la dificultad está ahí-ahí; depende mucho del jugador y aquí no puedo dar una visión objetiva. Por otro lado y, en general, los 4 personajes tienen habilidades muy entretenidas que superan creo que a los del 2, excepto a Maya que, en mi opinión, sigue siendo imbatible.

En conclusión, Borderlands 3 es un cierre bastante malo para esta saga. Solo lo recomiendo cuando salga una edición parecida a «The handsome collection», con todos los DLC y tal, pero si queréis pasar solo un buen rato con amigos o en solitario sin preocuparos por la bazofia que os están soltando, podéis jugarlo.

PD: Sigo recomendando el 2 muy por encima del 3.

Jack el Guapo, el mejor villano de la 7ma generación [Opinión]

Quien haya metido la cabeza en este mundillo de entretenimiento virtual, supongo que ha oído hablar de este videojuego. Retrocediendo en el tiempo hasta 2012 nos encontramos ante su secuela, otra aventura plagada de acción, tiros, botín y momentos realmente absurdos (Claptrap). Lo realmente importante de este título y, que desbancó en lo absoluto a la entrega anterior, fue su villano principal: Jack el Guapo.

No es el malo de la historia, o al menos eso cree él, y es eso en específico lo que lo hace interesante. Usualmente, tenemos esa idea de que un antagonista tiene que ser diabólico y dar motivos para odiarle, es obvio, necesitamos sentir algo que nos obligue a querer destriparle con nuestras propias manos, pero a pesar de que el niño lo puede llegar a ser, NADIE quiere matar a Jack al final del juego.

Cuento con la experiencia reciente de haber completado el juego de nuevo junto con otro amigo, quien es novato en el mismo y compartió ese mismo pensamiento. El personaje es demasiado carismático desde el momento en que utiliza un muñeco de sí mismo para volar el tren en el que vas. ¿Creemos que es lo único que hace? ¡JA!

Jack no se limita en aparecer espontáneamente en algunos lugares, tiene gran cantidad de diálogos (casi monólogos) que exaltan su grado de egolatría. También, en la ciudad que estaba construyendo iba a editar un prostíbulo con robots creados CON SU APARIENCIA, como el salvador de Pandora. Es el máximo exponente del amor propio auto-impuesto.

¿Y esto último? Os preguntareis alguno, o eso espero, pues nuestro Jack en realidad se llama John y era un empleado de poca monta de la corporación Hyperión hasta que por suerte encuentra eridio en Pandora y se hace extremadamente rico. Hasta se compra un poni de diamantes y lo llama Semental del Culo, cosa que aprovecha para tomar el control de la empresa.

Como habeis podido detectar, Jack es un tipo que cree que está por encima de la moral, se ríe y burla de todo y tiene menos escrúpulos que José Bretón. Por otro lado, aún matando a personajes principales y todo, no soy capaz de cogerle cariño. No me importa matarlo, eso es cierto, pero no tengo esa necesidad moral de acabar con el «malo de turno». En realidad, esa necesidad surge en la entrega posterior, mas eso es para otro texto.

La próxima vez que penséis que un villano está bien escrito poneos para comparar su actitud, motivos y justificaciones. Os daréis cuenta de la obra de arte que hizo Gearbox Software con nuestro maravilloso Jack el Guapo.